fobia social adolescencia

Adolescentes con Fobia Social

Cuando los adolescentes acuden a mi consulta, la mayoría incitados u obligados por sus padres, muchos de ellos tienen dificultad a la hora de relacionarse con los demás. Es decir, suelen tener un déficit en los aspectos relacionados con las habilidades sociales. La fobia social, no es simplemente un problema de habilidades sociales. Pero sí, tiene algo que ver. Os voy a contar qué es la fobia social, y de qué manera afecta este trastorno de ansiedad en los adolescentes, así como sus consecuencias.

¿Qué es la Fobia Social?

La Fobia Social se caracteriza por un “miedo exagerado y constante a actuar de un modo humillante o desconcertante en situaciones o actividades sociales”.  La mayoría de los estudios epidemiológicos sitúan la edad de inicio de la fobia social en la adolescencia, siendo muy elevada entre los 14-16 años. Se calcula que la fobia social se produce en un 1 por ciento de niños y adolescentes.

El adolescente siente un miedo excesivo o irracional y las situaciones temidas se evitan o se soportan con un intenso malestar o interfieren en el funcionamiento escolar o en las relaciones sociales. Además, el joven sufre un desasosiego excesivo con respecto a la fobia.

¿Qué entornos suelen temer los adolescentes con Fobia Social?

Los entornos que suelen temer y evitar los adolescentes con fobia social son:

  • Dar una charla en clase.
  • Presentarse a concursos.
  • Ser preguntado en clase
  • Tocar un instrumento en clase de música
  • Comer en el bar o el comedor con los demás.
  • Llamar a un compañero para preguntar por los deberes o dudas.
  • Estar en el patio con grandes o pequeños grupos de iguales.
  • Pedir ayuda o aclaraciones al profesor, trabajar en un proyecto en grupo
  • Hablar a las personas con autoridad.
  • Contestar al teléfono.
  • Asistir a fiestas, bailes, deportes.
  • Situaciones que requieran asertividad como decirle a alguien que no hable tan fuerte o que deje de gastar bromas o que deje de copiar los deberes.
  • Iniciar conversaciones con los demás adolescentes sobre todo, con el sexo opuesto.
  • Pedir comida en un restaurante.
  • etc.

Señales de alerta para sospechar que un adolescente pueda estar sufriendo de fobia social

  • Siente ansiedad al estar expuesto a personas que no pertenecen a su entorno familiar.
  • Se niega a leer, hablar y comer en público.
  • Abandona la escuela o se vale de excusas para no asistir, lo que conlleva a un bajo rendimiento escolar.
  • Se aísla progresivamente de sus amigos, compañeros de clase, y en ocasiones, de sus familiares.
  • Siente dolor de cabeza o de estómago cuando está rodeado de varias personas.
  • Al estar en una situación social presenta síntomas físicos cómo sudoración, náuseas, temblor o sonrojo.
  • Evita las fiestas, las reuniones y los juegos en grupo y prefiere estar siempre en casa.
  • Intenta estar siempre en segundo plano.
  • Tiene pensamientos autocríticos frecuentemente, cómo “voy a hacer el ridículo” o “todos pensarán que soy tonto”.

La calidad de vida del joven se ve cada vez más afectada por este trastorno. Y por eso, en consecuencia a la fobia social, su vida se verá afectada a tres niveles:

1 | A Nivel Cognitivo

Sus pensamientos van encaminados a la posibilidad de decir o hacer algo que le haga parecer tonto, ridículo o torpe ante los demás. Normalmente anticipa lo que va a ocurrir con consecuencias catastróficas. Por ejemplo: “todos se van a reír de mí porque me he puesto a sudar y estoy rojo”; “Van a notar que no me lo sé”; “Van a ver que estoy temblando,…”

2 | A nivel Psicofisiológico

Se les seca la boca, sudoración excesiva, sensación de ahogo, dificultades para tragar.

3 | A nivel Motor

Tienden a evitar las situaciones sociales que temen (dejar de ir al colegio, de salir con los amigos sobre todo en grupos, deja de ir a sus actividades extraescolares,…) cuando no puede evitar no ir a estas actividades su conducta suele ser defensiva.

Consecuencias de la Fobia Social en Adolescentes

Además, otras consecuencias también igual de importantes son:

  • Inicio de consumo y abuso de alcohol y drogas si el problema no es tratado a tiempo.
  • Interferencia en el ámbito laboral y también en las actividades individuales cotidianas.
  • La fobia social en adolescentes puede generar irritabilidad, insomnio y frecuentes problemas de concentración.
  • Aislamiento.
  • Baja autoestima.
  • Desarrollo de un cuadro depresivo muy grave que podría llegar a los intentos de suicidio.

¿Por qué es importante no confundir la timidez con la fobia social?

Confundir la timidez con la fobia social es algo que en la práctica clínica se ve de forma frecuente, sin embargo, tenemos que saber que esta confusión puede ser peligrosa. Las personas tímidas pueden sentirse incómodas al interactuar en grupos grandes de personas. Sin embargo, no sienten una ansiedad excesiva e incontrolable.

A medida que las personas tímidas van ganando confianza, empiezan a ser más extrovertidas, mientras que los jóvenes con fobia social no serán capaces de afrontar las situaciones que los intimidan por sí solos.

Estos adolescentes requerirán de un tratamiento, pues tienen más elevado el nivel de discapacidad en varios ámbitos de la vida personal. Además, son propensos a sufrir de otros trastornos psicológicos.

La fobia social en adolescentes puede controlarse a tiempo, solo necesitas estar alerta de su comportamiento y proveer un tratamiento adecuado. De esta forma contribuirás a la estabilidad emocional y al desarrollo social de tu hijo/a.

Bibliografía

  • Allen, R. W.-N. (1997). Trastornos de ansiedad. En Psicopatología del niño y del adolescente . Pearson .
  • American Psychiatric Association. (2000). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (cuarta edición, texto revisado). Washington, DC: APA
  • Olivares, J. (Dir. y coord.) (2005). Programa IAFS. Protocolo para el tratamiento de la fobia social en adolescentes. Madrid: Pirámide.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pide Cita : 645 87 02 65