afrontar primeras semanas guarderia jessica cabeza psicologa en valencia

Claves para Afrontar las Primeras Semanas de Guardería

Las primeras semanas de septiembre tienen de especial muchas cosas, una de ellas la entrada a la guardería o escuela infantil de nuestros peques.

El año pasado escribí en mi blog un artículo que se titulaba “Cómo superar la primera semana de colegio sin morir en el intento” .

Después de escribir el año pasado el artículo mencionado, este año os vengo a hablar sobre la adaptación a la guardería o escuela infantil. Espero poder ayudaros dando unas cuantas pautas para que este proceso sea lo más tranquilo y positivo posible para todos los miembros de la familia.

Cómo sabéis no es fácil la entrada a la guardería por primera vez, o después de que haya pasado todo el verano. Los niñ@s agolpan la entrada de la escuela con sus llantos y berrinches dando en ocasiones profunda lastima. Pues bien, os voy a dar algunas pautas para que la adaptación a la guardería no sea un mar de lágrimas por mucho tiempo:

Tranquilo/a, ha llegado el momento, no te sientas culpable

Que el peque acuda a la guardería es una decisión que se ha tomado entre los progenitores previamente, casi siempre debida a que no les es posible compatibilizar los cuidados del niño con sus respectivos trabajos.

Independientemente, de los debates que existen entre guardería sí o no, es lógico pensar que como con los padres el niño no está en ningún sitio. Y que, cuanto más podamos posponer que nuestr@s hij@s vayan a la guardería, más o menos a partir de los dos años, mejor.

Sin embargo, una vez tomada la decisión no debéis sentiros culpable por dejar al menor en la guardería. Seguro que habéis escogido la mejor escuela para vosotros y no debéis pensar que va a estar mal atendido ni que sois “malos” padres por dejarlo ahí todo el día.

Es normal, que de lastima, pero no os paséis con esa culpa y esa pena.

Tened en cuenta que ellos no han pedido ir a la guardería

Es duro sí, pero la realidad es que ellos no han elegido ir a la guardería.

Está claro, que cualquier niño preferiría estar con papá o con mamá en vez de ir a la guardería. No obstante, debemos tener en cuenta este hecho para que os esforcéis en comprender por qué el nano llora, por qué lo pasa mal, y de este modo, tener claro que debemos ayudarles cuanto más, mejor.

Confía en tu hijo

Mucho padres, abuelos, primos caemos en la tentación de decir al niño frases como “ya verás cuando entres a la guardería”, “ya se ha acabado lo bueno”, “ya no vamos a estar tanto juntos”, etc.

Debemos enfocar este cambio en algo positivo y que será bueno para el niñ@. No el comienzo de algo negativo, si se lo pintamos así, seguro que querrán menos aún que llegue ese primer día de guardería. Es importante que les cuentes lo divertido qué va a ser, la cantidad de niños que va a conocer, y que es una oportunidad para crecer y parte del desarrollo de su autonomía.

Es clave que sepas que van a mostrar una actitud u otra en función de la que vean que tenemos nosotr@s.

¿Qué hacemos para que la entrada a la guardería sea lo más tranquila y positiva posible?

1- Anticipa a tu hijo lo que va a ocurrir

Es importante que el peque sepa con antelación con que escenarios se va a encontrar tras su llegada a la guardería.

Puede acompañarte a hacer la matricula a la guardería y que él/ella juegue por la escuela. Contarle a través de muñecos que es lo que suele ocurrir cuando vas por primera vez a una clase con tantos niños. O también, leerle un cuento sobre la adaptación a la guardería o a la escuela infantil.

2- Previa adaptación a los horarios y las rutinas

Es recomendable que un par de semanas antes de que comience la adaptación a la guardería intentemos que tras el verano las cosas en casa vuelvan a la calma como siempre. Ir recuperando las rutinas de sueño.

Es ideal que los peques comiencen a acostarse más pronto antes de que haya comenzado la guardería.

Si intentamos que madruguen y se acuesten pronto el día antes de acudir a la guardería seguramente sea un caos para todos y el poco descanso hará mella en el recibimiento de la guardería.

3- Los primeros días, mejor con papá y mamá

La primera semana de adaptación es clave.

Por eso, es importante que no sean ni abuelos, tios o cuidador quien lleve a los peques a la guardería esa semana. Será mejor que si lo necesitáis pidáis permisos para poder acompañar a vuestros hij@s a la guardería la primera semana. Ell@s os lo agradecerán.

4- La despedida: corta y sin mentiras

En muchas guarderías encontraréis que cuando la profe ha conseguido entretener a vuestr@ hij@ os haga un gesto con la mano indicándoos que os vayáis. Pues bien, os recomiendo que no lo hagáis.

En cuanto el peque deje de estar entretenido, se sentirá que ha quedado abandonado a su suerte. Mi papá o mi mamá se han ido y no me ha dicho nada, ni siquiera si va a volver. Os podéis imaginar que puede significar eso para ell@s. No os paséis en alargar la despedida más de lo necesario y no le digas mentiras.

Una despedida correcta sería:

“Paula la mamá se tiene que ir a trabajar, aprovecha este rato para jugar y conocer a muchos niños, después de comer volveré a por ti. Un beso, ¡Te quiero mucho!”. Seguramente Paula llorará porque ella preferiría ir a donde va su mamá, pero al menos, sabe que su mamá le ha dicho que volverá a recogerla después de comer.

5- El objeto de apego

Si en la escuela lo permiten, es bueno que el peque pueda llevar algún juguete o peluche que les guste especialmente y le ayude a sentirse seguro.

6- Puntualidad al dejarle y al recogerle

Es fundamental. Si llegas con el tiempo justo tanto para dejarle como para recogerle, irás siempre nerviosa y con ansiedad y estos estados se los transmitirás a tu hij@.

7- Disfruta con tu peque al salir de la guarde

Al salir de la guarde es importante que le dediquéis todo el tiempo y atención que nos sea posible. Cuando lo recojas estate por y para tu hij@. Habla con él/ella, id al parque, valora que tal ha ido en la escuela, etc. Debemos saber que las primeras semanas quizás estén más irritables, con más rabietas, o que simplemente, se enfaden por todo. Tened paciencia.

Conclusiones sobre las Claves para Afrontar la Primera Semana de Guardería

En resumen, es importante que abandones la culpa por tenerlo que dejar en la guardería, seguro que va a estar bien atendido y va a aprender muchas cosas, será fundamental para su autonomía.

Recuerda que la actitud que tenga el peque dependerá de la actitud que vosotros le transmitáis. Confía en él y siempre siempre despídete del/la pequeñ@.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pide Cita : 645 87 02 65